En 1911 se colocó la piedra fundamental del Monumento a San Martín

La plaza ya estaba delimitada en 1910 pero luego de construido el Monumento la plaza fue denominada Plaza San Martín.

En 1923 se acondicionó el terreno y se plantaron árboles. Al Constituirse la Comisión Pro Allen, se ampliaron las obras de alumbrado céntrico y la plaza tuvo luz en tres columnas de cemento y marmolina, con tres lámparas cada una y también sus primeros bancos. "Uno de los primeros lugares de juegos de los que tengo memoria es la Plaza San Martín. Claro, yo vivía enfrente y entre la vereda de Sarmiento y, aventurándonos un poco más, la plaza, transcurrieron los juegos de la infancia. Allí jugábamos a hacer carreras, tratando de sortear las baldosas desniveladas, Evangelina, Natalia, Jorge y yo. Solía perder Natalia, que tenía sólo tres años, siempre ganaba Jorge, que tendría unos diez. Allí jugábamos también a ser Marino (el boomerang de Marino, no sé si alguien recuerda ese dibujito) o el Capitán América y otras tantas cosas, o a trepar las moreras para sacar una pringosa cosecha que había que disputarle a las moscas… "

En el Libro del Centenario:

"My Spaces: biografía sentimental de lugares allenses" por Maria Victoria Martín.

Comentarios en nuestro facebook

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *