Ethel Cunti: para mi era lindo venir a la chacra

Esta nota en primera persona es de Ethel quien nos cuenta algunos pasajes de su vida. Formó parte de lo que denominamos “Periódico El Fruticultor allense” y que presentamos en la XIII Fiesta Nacional de la Pera de 2011 con el apoyo de la Cámara de Fruticultores de Allen. Podes conocer el proyecto AQUÍ

Ethel Cunti es mi nombre, hija de Margarita Ethel Cartalá de Cunti y Nicolás Cunti; hermana de Jorge,  alias “el pupa”. Nací en Buenos Aires, Capital, el 3 de mayo de 1945, donde viví, me casé y tuve 2 hijos, Máximo y Marina. Luego de 3 años en 1974, nos mudamos a San Pablo, Brasil donde Matías (el padre de mis hijos) asumió su trabajo en una empresa familiar.

File name            	:DSCN0910.JPG File size            	:48.1KB(49220Bytes) Date taken           	:2002/08/25 13:45:05 Image size           	:640 x 480 Resolution           	:300 x 300 dpi Number of bits       	:8bit/channel Protection attribute 	:Off Hide Attribute       	:Off Camera ID            	:N/A Camera               	:E775 Quality mode         	:BASIC Metering mode        	:Matrix Exposure mode        	:Programmed auto Speed light          	:No Focal length         	:5.8 mm Shutter speed        	:1/119.4second Aperture             	:F7.9 Exposure compensation	:0 EV White Balance        	:Auto Lens                 	:Built-in Flash sync mode      	:Red eye reduction Exposure difference  	:N/A Flexible program     	:N/A Sensitivity          	:Auto Sharpening           	:Auto Image Type           	:Color Color Mode           	:N/A Hue adjustment       	:N/A Saturation Control   	:N/A Tone compensation    	:Normal Latitude(GPS)        	:N/A Longitude(GPS)       	:N/A Altitude(GPS)        	:N/A

En esta pujante ciudad brasilera, donde mis hijos aun residen, viví durante veinte años. Mis padres nunca vivieron en Allen, vivíamos en Buenos Aires y veníamos en vacaciones de verano desde enero hasta marzo, desde que yo tenía ocho meses de edad. Mi papá nos llevaba y volvía a terminar la temporada. Él desde joven, junto a sus hermanos, Alfredo y Carlos, se dedicó al comercio de frutos que vendían en dos puestos de su propiedad en el Mercado de  Abasto y luego a la fruticultura y vitivinicultura. Más tarde contaron también con la colaboración especial de mi tía Juanita, en el edificio de la Fruticultura de la calle Lavalle (Bs As), donde se administraban las propiedades del Valle de Río Negro y de Misiones y Corrientes, donde poseían cítricos, yerba, te y madera.  A Cunti Hnos. se le adjudica el primer embarque Argentino de pomelos hacia Alemania.
En el año 1940 llegó al Valle, precisamente a Allen, con el propósito de comprar fruta, trabajarla, para luego de enviada a Buenos Aires venderla en el mercado de Abasto. Ya el siguiente año alquiló un espacio en los fondos de un almacén y tomo algún operario para trabajar la fruta, para el tercer año alquiló algo más grande y tomó más gente. Así progresivamente ya alquiló una chacra, la Nº 52, la más pequeña que tuvimos, de unas doce hectáreas. En ella, más tarde se levantaría el galpón y aserradero con capacidad mayor para el empaque de la fruta.
Luego arrendó la chacra Nº 33 “Establecimiento Don Marcos” propiedad de Don Marcos Zorrilla, quien poco salía de la chacra, inclusive nunca se hizo una casa propia; la casa era de los peones y él la fue ampliando. Esta Casona data de 1912 y la Bodega de 1919. Don Alberto Zorrilla sobrino de Marcos quien cuando llegaba a Allen residía en la 33, tenia gustos refinados y estaba acostumbrado a buenos modales y gustaba que lo atendieran. Sus propiedades ascendían a mucho mas de mil hectáreas en toda la zona Valletana y solo 400 has fueron adquiridas por los Cunti: las chacras Nº 27, 29, 33, 34 y otra en Guerrico, todos lotes de 100 hectáreas. Más tarde se construyo el frigorífico.

377751_538113062887439_267844445_n
Mi padre era una persona muy especial, con mucho humor y fe en Dios en primer lugar… cuando hablaba se entendía que era una persona honesta, que tenía un modo muy humilde de hablar y demostraba fácilmente lo que quería hacer. Él estaba decidido, quería trabajar y tener sus propiedades. La primera chacra que arrendó, más tarde consiguió comprarla gracias a la tala de los álamos que tenían muy buen precio esa temporada y así pudo juntar un dinero para ir comprando y pagando. Creo que fue acá que se enteró de las propiedades en venta y no en Buenos Aires. Alguien le dijo de la tierra, mi padre era muy inquieto, de preguntar y hablar entonces la gente sabía que tenía interés y ganas de hacer cosas.
El trabajo en la chacra no distaba mucho de hoy, lo que pasa es que eran montes más abiertos, había más espacio entre planta y planta, los frutales eran mucho más voluminosos, mucho más altos, cosa que después con el tiempo, en la reconversión frutícola, se modificaron y fueron achicándolos mediante podas estudiadas, para no haber tanto riesgo para el personal, para que los agroquímicos que se usan para las curas se aprovecharan mejor y el sol penetrara con facilidad; el riego se hacia por manto (hasta hoy) que lava los nutrientes de la tierra, mas hoy en día, aquellos que pueden solventar un buen riego por aspersión, se benefician tanto en invierno con las heladas, como en verano, suministrando solamente el riego necesario. Sin embrago, el trabajo era mucho más dedicado dada la escasez de mecanismos, el temor a las inclemencias climáticas típicas de la zona. Hoy en día se prioriza mucho otras cosas además de la fruta.
Antiguamente se hacían los trabajos  pura y netamente mirando a la comercialización. Hoy para comercializar tenés un montón de pautas a cumplir, entre ellas la sanidad, tenés que saber de dónde salió esa fruta, de qué chacra, de qué hilera, quién la cosechó.  Para los productores de Europa es mucho más fácil porque tienen computadoras, facilidad a riego por aspersión y por goteo manejado por computadoras. Acá es todo a pulmón, el chacarero medio o pequeño tiene que hacerlo todo a pulmón y no les dan las suficientes garantías como para hacerlo. Los gobiernos a veces ayudan pero no saben cómo. Yo a veces veo que los productores podrían ser más unidos pero no, no sé porque pasa esto, porque todos tenemos los mismos problemas y el objetivo es el mismo. Esto se hace, no para tener un jardín sino que es para comercializar y vivir, para que tus hijos tengan mejores opciones en la vida.

563464_538112569554155_2088790096_n
Yo recuerdo que para mí era lindo venir a la chacra, primero porque tenía amigas mayormente cuando sus padres eran amigos de los míos,  los hijos de los que trabajaban con mi papá, los amigos de Jorge también, venían a la pileta a pasar las calurosas tardes ¡¡La pileta!! Era una pileta de cemento, grande, que se había construido para sulfatar los postes, pero cuando llegábamos al Valle, los postes ya estaban para instalarse así que se limpiaba bien y se la llenaba. Teníamos una entrada de agua muy buena… el agua de la acequia entraba por debajo y arriba tenía otro agujero por donde salía. Así el agua circulaba todo el tiempo. Un año se la pintaba de celeste, otro año de verde ¡y teníamos una pileta! Era muy lindo, cada uno traía las famosas facturas y la pasábamos lindo.
Me acuerdo que todos los años el capataz de la viña, Moreno, me tenía preparado un pichón de algún animal, un conejo o una liebre, lo que fuere para que yo los cuidara… Yo era medio salvaje, tenía ocho años y me montaba a mi caballo y me iba, me subía a los fardos enormes de pasto y hacía como un tobogán… mi mamá, se hacía cruces. A mí me gustaba todo eso… Pocas veces fui a la playa en 25 años de mi vida, solo una vez a Mar del Plata y algunas de pasada al Valle, en Monte Hermoso y sus aguas vivas… hasta que me casé. Todos los veranos estábamos irremediablemente  acá en la chacra, acompañando a Papi en la cosecha… nunca nadie reclamó… a todos nos gustaba mucho Allen.
Ni bien murió mi mamá, un 24 de diciembre de 1982, nos habremos quedado unos pocos días más en Buenos Aires y nos vinimos para acá, donde pase 2 meses con papi y retorné a São Paulo, pues mi trabajo en el consultorio me llamaba, dentro de la Nutrición, soy especialista en acompañamiento de dietas alimentarias. Las cosas ya no estaban tan bien comercialmente y a pesar que Jorge estaba siempre al lado de papi trabajando y acompañándolo junto a su otrora esposa pelusa y vivían juntos, sentía que mi rumbo iría a cambiar. Ya que  mis hijos estaban en la facultad en Brasil y estaba mi ex marido allá también, entonces todos dijeron “Ethel, andá que tu papá te precisa”,  así que cada vez vine un poco más.  Me fui quedando acá y conocí a Mario Gobbi, mi marido, que era amigo de mi papi, en el escritorio de la Bodega. En el año ’95 me mudé definitivamente, para en el año 2000 casarme con el. Papi se fue con Dios el 25 de septiembre de 2001 y desde allí estará rezando para que mejore la situación de todos los que trabajan duro en la fruticultura.

Ethel Cunti (Large)

13173821_10153477692916811_5512340093861854575_n

Del facebook de Ethel

 

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. horacio aguirre dice:

    vos y tu viejo nunca aportaron la jubiacion de mi vieja Delmira Eleta quien trabajo para ustedes muchos años

  2. marianela dice:

    LE CONTASTE A MARIO GOBBI QUE TIENE UNA HIJA DE 22 AÑOS A QUIEN NUNCA AYUDO PORQUE POR LO QUE HEMOS HABLADO POR MESSENGER ME PARECE QUE NO LE HAS DICHO DE MI EXISTENCIA …. QUE CLASE DE MUJER ERES ? DIJISTE QUE ME AYUDARÍAS Y LO ÚNICO QUE HAS HECHO ES OCULTAR LA INFORMACIÓN QUE TE ENTREGUE … Y SI NO ME COMUNIQUE DIRECTAMENTE CON EL FUE PORQUE EL NO TIENE FACEBOOK Y MAS ENCIMA TU ME BLOQUEAS! OSEA CERO COMPRENSIÓN POR MI SITUACIÓN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>