Campaña de “Saneamiento moral”

Sabías que en 1966 en Allen comenzó una campaña a la que denominaron de "Saneamiento moral"?

En la región, la policía fue un protagonista permanente en los pueblos durante los gobiernos de facto. Se hicieron cargo de los municipios cuando asumieron los gobiernos militares y, junto a los interventores, trabajaron por los reclamos de “grupos de vecinos”, preocupados por las transformaciones sociales que la modernización y el auge económico trajo a la región.

Uno de los "problemas" de esas transformaciones sociales era la juventud y sus "nuevas" inquietudes. Esos protagonistas de la década de los 60', que comenzaron a cuestionar el mundo después del desastre que significó la Segunda Guerra Mundial, vivían el mundo con pasión y buscaban por todos los medios posibles cambiar el estado de cosas.

Sin embargo, la respuesta del sistema imperante a estas intenciones fue la cooptación y la represión.

Si bien son años de cambios que se reflejaron en la cultura y en los valores familiares de antaño, en el rol de los hombres y las mujeres o la politización de los jóvenes, son también tiempos de un gran crecimiento del consumo y el confort, en especial de los sectores medios en crecimiento.

A la politización y la critica juvenil, los gobiernos de facto en Argentina respondieron con represión y prohibición, atacando lo muchos ámbitos del saber (en franco crecimiento durante los dorados años 60') pero también desde ese espacio que los atrapaba: el mercado. Los "extraños de pelos largos", las minifaldas ínfimas, los modos de diversión y todo lo que el consumo les ofrecía fue también, contradictoriamente atacado por los "adultos" (padres, educadores, políticos, etc.) que, por un lado, dejaban avanzar a las multinacionales del consumo mientras, que por otro, asustados con las transformaciones, pedían "moral" y "un poco de decoro" que restaure los viejos valores de las familia de antaño.

Río Negro, 1968

En este contexto (mucho más amplio, por cierto y que necesita mayor análisis Ver algo Aqui), en Allen se inició una campaña de “Saneamiento Moral” cuyo objetivo era “identificar a elementos insociables que tienen como centro de actuación el barrio Norte”(Río Negro, 1966).

La policía comenzó una gran cantidad de allanamientos y detenciones de las que fueron víctimas generalmente jóvenes y mujeres.

Según el médico policial Juan Paredes Lenzi, era "el problema social en todos sus aspectos"  que no se pueden solucionar por la carencia legal, con respecto a que eran menores de edad y porque "la mayoría, actúa en complicidad con los padres". Se pedía, entonces, a la prensa oral y escrita y a los dueños de bares y confiterías de la localidad que colaboren con esta campaña de saneamiento moral e impidan la presencia de menores en horas de la noche.

Allen vivía, a mediados de los años 60', un importante crecimiento de población, en especial de nacimientos. Había un total de 13.700 habitantes y los nacimientos en 1966 había llegado a 599 e iba en alza año a año. En 1968 el diario Río Negro registraba, bajo el titulo "El movimiento demográfico en Allen", que los nacimientos superaban la defunciones.

Sin embargo, los titulares de diario también manifestaban las transformaciones que afectaban la tradicional calma pueblerina. Crecían las infracciones de tránsito por exceso de velocidad, por falta de registro, por maniobras inadecuadas y por menores de edad al volante. Había denuncias por "ruidos molestos" producto de "los amantes de la velocidad" que circulaban a altas horas de la noche, muchos con el "escape libre de los motores". Las calles se habían convertido en "verdaderas pistas automovilísticas" según el diario y la población irritada esperaba que las nuevas autoridades municipales reprima tales abusos (Río Negro, 1968).

Los tiempos se ponían difíciles para los cultores de la tranquilidad pueblerina. Lentamente comenzaron a crecer los titulares policiales sobre Allen, un tema que ha quedado en el imaginario de la ciudad y que aún persiste cuando escuchamos "las noticias que saca el diario sobre Allen son siempre lo malo que nos pasa".

Algunos de los artículos en el diario Río Negro sobre Allen, durante la década  del 70', tal vez hayan estado influenciados por el hecho que sucedió en la ciudad en 1974 (Necrofilia: Ver aquí).

Sin embargo, aquel imaginario persiste y seguramente podrá buscarse alguna respuesta más analítica y documentada. Algo sobre este tema es analizado en la Tesis de Licenciatura de Diego Silvera, denominada "Las representaciones sociales de Allen a través de la cobertura periodística del diario Río Negro: comparación con las imágenes que hacen de las mismas los allenses". 

Este trabajo recoge dichas representaciones a partir de diciembre de 2007 a mayo de 2008 y julio de 2009 a julio 2010. Pasen, lean y saquen sus conclusiones.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *