David Dolinsky: La vida en cara y ceca

David Dolinsky nació el 3 de diciembre de 1942, en un pequeño pueblo de la provincia de Buenos Aires, llamado Rivera. Es el menor de tres hermanos (Beatriz y Gregorio), su padre Orán fue agricultor y su madre Rebeca, el sostén de su casa natal. Hijo de inmigrantes polacos, vivió parte de su juventud allí en Rivera, hasta que conoció al amor de su vida, Marta Beatriz Lliernovoy, de la Pampa, con quien lleva 40 años felizmente casado y tienen 2 hijas, Marcela y Gabriela. En el año 1977 llegaron a la ciudad de Allen,  tentados por su prosperidad, y aquí comenzaron a vivir gran parte de su historia.

David Dolnsky

David Dolnsky

 

De chico fue criado en la colonia Lapin, de allí el nombre de su recordada despensa en la avenida Roca. Estudio en una Escuela Industrial por 3 años; comenzó a trabajar en una empresa de tractores y luego tuvo taller mecánico. Volvieron a la Colonia y comenzaron a trabajar en el transporte de lácteos.

Allen apareció por primera vez en su vida cuando hacía el servicio militar en Bariloche y conoció "a Moretti y Funari que me decían que me viniera a vivir a Allen. Entonces, cuando nos decidimos, vinimos primero a Roca pero no me gusto poner un negocio ahí por eso nos vinimos a Allen. Nos sentimos mas allenses que los allenses, nosotros comparamos todo en Allen, vamos al cine, al teatro en Allen, tenemos algo muy especial con Allen… nos gusto, era chiquita, pensamos que nos íbamos a adaptar sin problemas”.

IMG_1467 (Medium)

David y Marta con Florencia Barrera, durante la entrevista en 2008.

David se casó con Marta a los 24 años, un 16 de septiembre de hace más de 40 años, fue su gran amor. La conoció cuando tendría unos 14 años y mas tarde se pusieron de novios. Salieron por 6 años y una vez, cuando recién comenzó a noviar, la futura suegra lo invitó a cenar. “Yo trabajaba en la empresa así que me fui a bañar. Cuando salgo (yo vivía en un hotel donde comía con los compañeros de trabajo)  me dicen mis compañeros ¿No vas a cenar? Y yo digo, 'Si' y me siento a comer. Tomo hasta al café, todo. Por ahí me dicen: 'Che porque andas con tanta pinta'. Y ahí me acordé!! Salí y me fui a la casa de Marta. Cuando llegué me preguntaron qué me había pasado y les digo que había mucho trabajo así que me sirven la cena, me miraban que yo no comía mucho, 'que no le gusta', me dicen… que vergüenza!”.

Para casarse pidió la mano, como era la costumbre, "me lo dieron fácil pero transpiraba como testigo falso!! pero valía la pena la candidata”. La pareja se divertía por aquellos tiempos yendo a bailes, a asaltos y a la Estación, a ver cuando pasaba el tren, una costumbre de la época. También iban a nadar a la laguna y al cine, ya que en Bernasconi había dos, "uno que se cortaba y te permitía ir a tomar algo a la confitería, después la película continuaba. El otro cine no se cortaba, era 'continuado'”. David jugaba al futbol en un equipo llamado Unión, como el conocido CUAP.

 La familia Dolinsky decidió poner un almacén de ramos generales, que hoy ya son escasos por el devenir de las grandes empresas de supermercados. Eran los años 70’ y el nuevo mercado “Lapin” se ubicó en la avenida Roca donde hoy esta "Final Fantasy", "nos abastecían de verduras y frutas Calani, María Marcialetti, 'verdurita' Rodriguez". Por 22 años disfrutaron de buenos momentos gracias al comercio que les permitió comprarse su primer auto y construir su casa, “Primero alquilamos y después compramos, no había nada en el barrio, yo participe con los vecinos en desarrollar los servicios durante el gobierno de Scaramella y después con Ducás, cuando se logro todo. Cuando comencé a construir tuve la suerte de que el corralón de Sauli y Spadari recién abría, donde hoy está la carnicería San Cayetano de José y me hicieron precio, así pude construir. También compramos cosas a Santos y a Distrigas... me acuerdo que el primer TV a color lo compré ahí, era un Telefunquen. Lo compré porque había venido mi suegra y veía la novela “Rosa de lejos”, como se me había roto el televisor no podía verla y se quejaba así que tuve que ir a comprar uno… por la novela!!”.

IMG_1555 (Medium)

Cartel de la despensa, hoy puerta del museo de David.

 A finales de los años 80’ comenzaron los problemas “Había inflación ‘con plata’ después vino la inflación ‘sin plata’, con Alfonsín, fue terrible por los convenios que teníamos nosotros con las mutuales de los maestros, de los policías… cuando cobrabas la deuda, a los 60 días ya todo salía el doble, no se podía reponer. También el fiado, que antes se usaba mucho, por confiar en la gente… empezamos a andar mal y encima se instaló la Cooperativa Obrera (N. del A. la que estaba frente a la Plaza San Martín) y como estaba cerca del negocio ya no pudimos competir”.

Después de cerrar el mercado “comencé a repartir y mi señora a hacer alfajores para vender, tejía para afuera hasta que comenzó a trabajar con la Dra. Reparaz, lentamente nos recuperamos. Hoy reparto golosinas, en la mañana y en la tarde me dedico a restaurar cosas viejas. Me acuerdo que en la cuadra estaban muchos negocios que ya no están, Tonnon con la disqueria; en donde hoy está la farmacia había terreno baldío y en la esquina, el Salón Rojo. Donde está Baiquén había una casa, que era del encargado de Tatuti, luego la Tienda El Barrio pero con otro local mas antiguo; la carnicería de Pace; la heladería Alex y Amoblamientos Santos, que era más chiquito. Al lado nuestro había una rotisería, que era de Pancha Bazaul, después ahí puso Richard Palacios. En la esquina de Pecorreti estaba la carnicería; enfrente Santana con artículos de electricidad, después el bar de Crotti; la tienda de Meri Picoretti; la imprenta Malet y en la esquina de la Estación de servicio que ahora cerraron, había un boliche… ¿Saben que en la esquina de Maison Blanche  había un kiosko? pero estaba hacia la vereda, casi en el medio de la calle!!. Era el kiosko de Ruedita, estaba de la vereda para abajo, no sé cómo lo había puesto allí… después se lo hicieron sacar. También me acuerdo que cuando tenía la despensa jugaba con el chico de Bravo a la ajedrez y lo dejaba ganar. El partido era por un chocolatín y siempre me lo ganaba… ahora si juego con él me gana seguro!!”

Amoblamientos Santo Calle Roca (Medium)

David y Marta, desde que llegaron, participaron activamente en la vida social de la  de la ciudad. Así, fueron parte de la cooperadora de la Escuela Nº 222, del Hospital, del Rotary Club, de la Subcomisión de básquet y de la pileta del Club Unión, de la Biblioteca Popular, fueron socios de casi todas las instituciones que hay en Allen. Ya con las hijas, colaboraban en comisiones ya que las chicas hacían deportes. David recuerda que la segunda pileta del Club Unión se realizó con mucho esfuerzo de parte de la comisión que integró junto a la Sra. de Lamela, Luchy Parente, Betty García “recuerdo que hacíamos los viajes con los chicos, muchos padres se desentendían, nosotros no, así que los seguíamos a todos lados. Para recaudar fondos hacíamos almuerzos, bingos… bingos con autos pues lo organizaba otra gente y nosotros, como institución armábamos todo, vendíamos los cartones una semana antes, preparábamos todo para el domingo, acarreábamos sillas de las escuelas, llegamos a tener más de 1500 personas!. Nosotros, la Comisión, nos quedábamos con el 50% de la venta, así se hizo la segunda pileta”.

IMG_1495 (Medium)

La pasión de David es la numismática y restaurar las cosas antiguas. “Soy coleccionista de monedas, a mi me ayuda mucho. Comencé de pronto, casi sin pensarlo, es algo que uno comienza a querer con el tiempo. Cuando vivía  en el campo y empezó la Segunda Guerra Mundial, los familiares de mi padres se dispersaron por todo el mundo, a EEUU, Canadá, Israel y otros lugares. Ellos nos mandaban cartas y juntábamos estamplillas; mi hermana mayor y mi hermano  se dedicaban a juntarlas y yo comencé juntar monedas, tenía 8 años. La primera fue una moneda polaca de mi padre, después de los vecinos obtuve otras, siempre me nació eso de juntar cosas antiguas, en las mudanzas perdí algunas cosas”.

El crecimiento de la colección de David se entreteje con una vida de interés sobre la historia mundial, correlato fundamental a la hora de conocer su verdadero valor. A través de más de 5.000 monedas nacionales e internacionales, un conocimiento histórico inagotable y la paciente búsqueda de todo coleccionista, este numismático reúne el tiempo, las sociedades y sus intercambios monetarios. Además, completa con billetes y medallas este tesoro, cuyo verdadero valor no tiene precio. “Billetes tendré unos 1000 de distintas formas. La moneda mas rara es la que más costó conseguir pues es de la época romana, antes de Cristo. Tengo una 1680, de Colonia Sacramento; una del 960 de China; una de tiempos de Napoleón... Una muy interesante es de 1830 de Bolivia, hecha de plata de Potosí; de Chile  de 1876; de Inglaterra de 1850; una de Bélgica, muy vieja; la macuquina (N del A. moneda acuñada en forma manual a golpes de martillo) del tiempo del Virreinato, hecha agolpes, ‘macu’ significa ‘hecho a mano’, es de unos 8 reales, es de 1565, acuñada en Potosi, que es plata que no hay mas porque la mina está agotada y tengo de Perú, de Tupac Amaru con un texto de Yupanqui. Nacionales tengo de la época de Rosas, de 1840 y de La Rioja, de 1854, cuando era una república, en el periodo de la Confederación Argentina. También una moneda nacional de 1881, que fue ley naional pues antes cada provincia tenía su moneda. Esta salió con el patacón que hicieron de oro y plata, en 1 peso, 10, 20 y 50 ctvos. Después como ya no se conseguía metal plata, la falsificaban con un material parecido que la hacían dudosa, por eso la mordían, para ver si era de plata o plomo, que era blando. Entonces las comenzaron a hacer de cobre hasta 1898, ahí sacan la moneda de cuproníquel hasta los 40’ y como faltaba niquel sacan nuevamente de bronce, que es la llamada “espía” y el “torito” hasta 1950; luego vuelven al cuproníquel, para los 100 años del Gral. San Martín, hasta el 60’ que sacan otras monedas. Después sale el peso Ley 18.118, después viene el peso, el austral y nuevamente el peso. Tengo de casi todo el mundo. Medallas de Allen tengo de 1912 y 1913, aniversario del 25 de mayo de 1810, dos medallas de José Ceíjas, del Tiro Federal, de los 50’ años de la Cooperativa Fruti – Vinícola Allen Limitada y de la inauguración de las obras de irrigación del río Negro, marzo de 1910. Estoy inscripto en la Asociación Mundial San Marino y en Argentina. He ido a subasta, pero hay que pagar, además, todo se consigue en Buenos Aires. En Allen he presentado las colecciones en la Fiesta de la Pera y en la biblioteca; recuerdo que cuando hicieron el BOD (N. del A. hoy Colegio CEM 24) se encontraron unas monedas, una medallita con una virgen y un pergamino, que lamentablemente lo rompieron los obreros sin querer, era una caja y no sé quien la tendrá. El Comisario me llamo para que viera las monedas, eran de 10 y 20 ctvos. de cuproníquel, fue por los años 90’. También tengo una especie de moneda que tiene un 5 y en la otra cara dice Barón de Río Negro”.

IMG_1516 (Medium)

Para más información: la moneda podría ser “privada”, de uso solo en la hacienda de Patricio Piñeiro Sorondo. Ver aquí.

 Todos somos coleccionistas. Registramos y conservamos momentos e imágenes con cada abrir y cerrar de ojos, entrenamos la nostalgia que recorre un creciente stock de recuerdos, objetos y situaciones. Pero hay quienes, como David, que dedican parte de su vida a poseer y relacionar objetos, por el sólo hecho de ser un apasionado del arte de coleccionar. Dolinsky es nuestro representante local de este tipo de pasión. Sus vasta  colección de monedas, medallas y billetes, conjugados con conocimiento histórico inagotable, demuestran que una colección no es solamente un conjunto más o menos ordenado de objetos.

Como si esto fuera poco, tiene un gran número de monedas de todo el mundo, dice que sólo le puede faltar alguna de una diminuta isla perdida. Es inexplicable la sensación de tener en la palma de la mano o simplemente observar monedas del gran Imperio Romano, tal vez monedas sirvieron para comprar un latifundio en la vieja Roma o armas para seguir expandiendo el sueño imperial. Lo paradójico de su colección es que su importancia no está dada por lo económico, sino por ese valor  sentimental de los coleccionistas con cada una de las piezas de su colección y el uso que las personas le dieron a través de su historia.

David restaura de todo planchas a carbón y nafta, maquinitas de afeitar, radio, patente, tijeras de esquilar, moledora de café, mortero, candelabros, cubiertos… y Marta nos dice: “Mi marido se acuerda años casi de las monedas pero le preguntas que almorzó hoy o que medicación tiene que tomar y no se acuerda!!!”

 IMG_1533 (Medium)

 

Algo más…

DAVID dixit: 

David recuerda que un 25 de mayo o dia de la bandera cuando estaba Scaramella como gobernante, su hija Gabriela tenia que recitar en el acto un poema. Resulta que se robaron el cordel para izar la bandera y no se podía hacer el acto. “Hacía muchismo frio” recuerda David, "le nena estaba azul pobrecita pero como Scaramella era gobernante en tiempos de los militares, llamo los bomberos de Neuquén para arreglar la cuerda y dijo que no se movía nadie hasta que no se arreglara. Hacia un frio!! Pero nadie se movió, llegaron los bomberos, lo arreglaron y el acto se hizo”.

 David piensa (en 2008) que “Allen ha mejorado en muchos aspectos lo que le falta es industria para dar trabajo, tiene un parque industrial que por ahí no está explotado. Con respecto a los jóvenes no son todos iguales, hay jóvenes que se preocupan y otros que no, me preocupa el alcohol, ven cerveza y se vuelven locos… y la droga, pero no se como se soluciona, es muy preocupante”.

 “Los carnavales eran muy populares, los corsos llenaban las calles. Con la familia disfrutábamos del Cine San Martín, lamentamos mucho cuando se cerró… también lamentamos la demolición de la vieja Capilla Santa Catalina, pero también reconozco que nadie movió un dedo para evitarlo. Con la desaparición de la Capilla, se perdió un valuarte histórico muy importante de Allen”.

 

 CLICK AQUÍ PARA VER MAS FOTOS DE LA COLECCIÓN DE DAVID  EN FACEBOOK

Semanario de la ciudad 005 (Large)

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. el bar de la estaciòn de servicio gnc. era de mi padre que llego a allen màs o menos por el 30, se llamaba “Marianito” lo conocia todo el mundo-si quiere saber màs , que me escriba por èste medio.

  2. Gracias Francisco! Contános más sobre tu padre, el bar, etc. Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *