Canteras de Yeso: entre la explotación y la riqueza

¿Sabías que las canteras de extracción de yeso que se ubican en Allen son de una calidad y pureza superior al 90%?. Los yacimientos se ubican: al noreste, sobre la Formación Allen y al norte sobre la Formación Roca.

IMG_7817 (Medium)

Canteras de yeso, zona norte de las bardas de Allen. Vista aérea.

Los yacimientos de yeso los encontramos en un radio de 25 Km. hacia el norte de la ciudad; los más jóvenes tal vez solo conozcan aquel conflicto que derivó en el traslado de la playa de carga y descargas que poseía Ferrosur en el centro de la ciudad... los mas memoriosos los recuerdos nos llevan a la Fiesta Nacional del Yeso o a aquellos trabajos que hacíamos en la escuela primaria, en el área de Manualidades.

¿Quién se acuerda de los ceniceros de yeso o de los trabajos en alabastro realizados por Iglesias?.

La actividad yesera es centenaria en Allen; se usa en construcción, en la industria del cemento y vidrios. El yeso agrícola se utiliza en la agricultura como mejorador de suelos. En la zona existen 8 yacimientos que son Dan Vic, Don Eugenio, Cantera 5351 , Lucía, Edgar, Julio, Leo y Lina, de los cuales los primeros cuatro están explotados y el resto no, con la característica de que los no explotados están distantes de Allen a unos 35 km. En el caso del yeso agrícola, las minas que constan son: Ascoli-Piceno, Alejandro e Ivana en un radio no mayor a 19 km. de distancia de la localidad. En Allen se encuentran: la Cantera "Dan Vic" que pertenece a Rogelio Agüero;  la Cantera Lucía que pertenece a la firma Cabiaglio; otras pertenecen a Pierucci e Hijos, a la Cía. Minera Anecon y a la empresa de paredes de premoldeado DANVIC dice en su página web que posee “canteras propias en Allen”.

Graciano Bracalente recuerda en una nota de 2006 para el diario Río Negro que su padre Ferdinando desarrollo la actividad yesera para agricultura y asegura que: “Para tener una idea de la producción en toneladas, podemos comparar que en el año 1.995 fue de 29.733 tn., en el 1.999 100.728 tn., en el 2.000 172.136 tn., 2.001 189.795 tn., 2.002 150.010 tn., en 2.003 221.533 tn. y en 2.004 de 301.261 tn., siempre ascendente . Además es necesario informar que del yeso agrícola, la producción fue en los últimos años desde el 1.993 hasta 2.004, sólo 2.500 tn. en 2.001 y 3.500 tn. en el año 2.002, aclaro además que mi padre falleció el 12 de diciembre del año 1.982”. Viendo estos números cualquier allense dirá ¡Qué bueno! pensando que estas toneladas de yeso “en ascenso” traen algún beneficio a nuestra ciudad… Pues no. “Para ilustrar mejor a todos, es dable destacar que en nuestra provincia no hay recaudación por canon, dado que las canteras que son de propiedad no lo abonan, distinto es el caso de terrenos fiscales o de la provincia, en el caso del agrícola las canteras fiscales comienzan a devengar canon a partir de la entrega del título. Efectuadas las aclaraciones, ahora si es importante conocer que la recaudación que obtiene la jurisdicción es por guía y que arrojó los siguientes guarismos, en el año 2.001 ingresaron a las arcas provinciales $19.572,70; en el 2.002 $9.756,92; en el 2.003 $20.839,20 y en el 2.004 $32.472,20. Por igual concepto, por el yeso agrícola sólo se recaudó $80 en el 2.003 y $ 50 en el 2.004” (Bracalente, G. Diario Río Negro, 2006).

¿Es así aún? ¿Las compañías yeseras no pagan impuestos?.
COMP SULLAIR_b (Medium)

Calor y polvo // El entorno. Cantera de Yeso Lucia, ubicada aproximandamente a 50 km de la ciudad de Allen, provincia de Río Negro. Maximiliano Paponi

Volvamos a lo pintoresco. Para el Centenario un grupo de vecinos se acordó que el escudo de la ciudad tiene en “una de las partes constitutivas” un carrito de yeso y propuso realizar un monumento a los trabajadores de la explotación del Yeso. El Concejo Deliberante promulgó la Ordenanza 062/2010 para que se realizará en la intersección de las calles Perito Moreno y Pellegrini. Parece que no se hizo...

La familia Fernández también se abocó a la explotación del yeso. Por los años 80' Margarita Manucci de Fernández (recordada por su actividad como docente de "Castellano" y Directora del Colegio Mariano Moreno), escribía en la revista de la Agrupación de Escritores Allenses, historias de vida en las canteras. Veamos algunos de 1987, 1988 y 1989:

Las canteras son recordadas por algunos pobladores que aseguran que la gente que trabajaba allí vivía en "cuevas". Según nos han contado, aquellos pobladores de las canteras de yeso eran en su mayoría chilenos y vivían dentro de esas "cuevas" que poseían una salida tipo "boquete". Como refiere Margarita, cobraban un importe del que les deducían los víveres que el patrón les compraba.  El alcohol hacía estragos en los trabajadores aunque tal vez no mas, que la explotación sufrida por años de patrones poco preocupados por mejorar las condiciones de un trabajo históricamente insalubre e inseguro.

José C. nos contaba que en el Hotel Lisboa, que pertenecía a Ojeda y Chaina, vivieron muchos trabajadores de las canteras. El lugar tenía via libre para quien no tenía donde vivir; daban de comer a todos y muchas veces de 10 inquilinos que pagaban su habitación diariamente, había otros 10  a comer. Un personaje asiduo era "Talón de Oro", especialmente por la bordalesa de vino que nadie controlaba. "Talón de oro" solía servirse con una taza y circular por el Hotel diciendo que tomaba té por no andar muy bien del estomago. Para no llamar la atención los inquilinos, antes de ingresar al Hotel, le ponían un poco de yeso en la ropa y así  "Talón" pasaba como un inquilino más.

Gustavo Iriarte recuerda que su bisabuelo Basilio contaba que cuando iba a buscar leña al norte de las canteras de yeso, lo hacía en su carro tirado por caballos. Buscaba la leña cerca del río Colorado donde tenía gente que recogía leña y se la vendía. Una vez, hacía tanto frío que hizo fuego en el pescante del carro. Continuó subiendo y bajando por el camino que lo llevaba a las canteras y al llegar nadie lo recibió, como era costumbre. Despues de llamar para ver si había alguien apareció temerosa una de las pobladoras, quien muy asustada le dijo: "Pero don Basilio que susto nos dió!". Basilio, que no entendía, preguntó el porque. "Creímos que era la 'luz mala' que venía bajando por el camino!!". Despues de explicarles la razón del fuego que había hecho para atenuar el frío todos se rieron con él. De ahi en más, Basilio fue conocido en las canteras como la "luz mala".

Yeso (Medium)   Algo mas...   FIESTA DEL YESO (parte 1) FIESTA DEL YESO (parte 2)

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. Moreno Roberto dice:

    hola buena noche le queria ofrecer una cantera de yeso q tiene 97.% para alquilar espero su repuesta 3826442455

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *