Neuquén, tierra hostil

Hacia fines de la década de 1910 y principios de la siguiente el movimiento obrero experimentó un período de alza en la organización y de intensas luchas. El triunfo de la revolución en Rusia abonaba las esperanzas del proletariado. Con ese impulso la FORA anarquista desplegó su organización en el Alto Valle y en 1923 intentó hacer pié en “tierra de sicarios”. Por Hernán Scandizzo. En 8300 Web 

“[Neuquén] es un pueblo que lo componen en su mayoría sicarios de todas clases y sus familias, por lo que naturalmente puede decirse que, hasta el presente, no se ha podido constituir un sindicato orientado por las ideas de libertad y justicia”, aseguraba Felipe Delgado desde las páginas del diario anarquista La Protesta1. Con pluma filosa, el autor, panadero español y activo militante de la sociedad de resistencia Oficios Varios de Cipolletti, volcaba sus impresiones del ambiente en la capital territoriana. Corría el mes de mayo de 1923 y la Federación Obrera Regional Argentina (FORA)2 levantaba por primera vez su tribuna de propaganda en ese territorio hostil. El objetivo: “llevarles un poco de luz a ese pueblo, pues los trabajadores viven miserablemente y confiados en que los gobiernos, que los tienen sujetos a la explotación burguesa y a su tiranía, les tengan lástima y les entreguen voluntariamente un mendrugo más de pan”.


Trabajadores rurales Villa Regina, década de 1920. (Proyecto Allen)

Al menos cinco años antes, en 1918, con apoyo de agrupaciones de Bahía Blanca, la militancia anarquista había comenzado las primeras tareas de propaganda y organización entre los trabajadores de la región. En 1920 ese proceso catalizó en la fundación de las primeras sociedades de resistencia en Allen, Gral. Roca y Cipolletti. En mayo de 1923 el objetivo era extender la zona de influencia, hacer pié al otro lado del río, con ese fin llegaron dos delegados enviados por el Consejo Federal de la FORA, para intervenir en actos en Cipolletti, Cincos Saltos y Neuquén.

Ciudad machete

Por aquellos años en Neuquén, la capital del territorio, funcionaban sindicatos de alcance nacional, como el de los trabajadores ferroviarios y el de empleados de correos y telégrafos. En 1919 había sido fundado un Centro Obrero, el cual poco meses después se transformó en Centro Socialista y adhirió al partido creado por Juan B. Justo. El cambio, entre otros motivos, estuvo vinculado a la necesidad de ponerse al alero de una organización con capacidad de ampararlos “del machete y máuseres policiales”, que estaban al servicio del “caciquismo que imperaba”3. Eran tiempos en los que la aparición de panfletos de reivindicación obrera en la vía pública constituía un motivo suficiente como para detener a cualquier persona de apariencia sospechosa por presunta infracción a la Ley Defensa Social, que penaba la propaganda anarquista, como le sucedió a Robustiano Basterrechea, que fue detenido en octubre de 1921.4

Según la Comisión de Propaganda de Oficios Varios de Allen y Cipolletti, en la localidad imperaba “el machete y la cárcel. La mayoría de los pobladores son milicos y demás elementos prendidos a la teta del presupuesto. Y los que no lo están, aspiran a prenderse. Trabajadores hay una ínfima minoría”. A esa ínfima minoría intentarían interpelar.

De lo que yo quiero

Un delegado de la Comisión de Propaganda se entrevistó en Neuquén con el gobernador Francisco Denis; el objetivo era conseguir el permiso para realizar el acto. Denis respondió que “no estaba dispuesto a permitir que ningún ‘extranjero’ hable al pueblo”, “que vayan a protestar a su patria”. Según lo publicado en La Protesta, el mandatario sostuvo: “Este es el país del progreso y aquí no se habla más que de nuestras industrias. Ustedes son anarquistas y aquí no van a entrar porque yo los barreré. Para eso tengo armas y hombres. En este pueblo no hay ningún anarquista y si hay está bien callado”.


Conmemoración del 1ro de Mayo en Santa Cruz, 1921.

La respuesta no daba lugar a dudas, sin embargo algo cambió y el 13 de mayo tuvo lugar el acto. En la crónica publicada en La Protesta, Delgado, destacaba: “Los oradores [aconsejaron] a la concurrencia que se capacitasen moral y materialmente para que, cuando llegue el momento de liquidar la sociedad del crimen en que nos toca vivir, no tengamos que matarnos entre hermanos por culpa de los ignorantes que ven en las ideas de emancipación que agitan a la humanidad, un peligro, y sin conocerlas, las combaten poniéndose al servicio incondicional del capitalismo y en contra de sus mismos intereses”.

Para diciembre de ese año las sociedades de resistencia del valle organizaron la visita de otro delegado que realizaría actos de propaganda en Allen, Cinco Saltos, Cipolletti, Gral. Roca, Kilómetro 1120 (Ing. Huergo) y Neuquén. Sin embargo, la tribuna libertaria no volvió a levantarse en el territorio. El 27 de noviembre, tres jornaleros anarquistas fueron detenidos tras el asalto a una galera de correo perpetrado en China Muerta, dos de ellos militaban activamente en Oficios Varios de Allen. Las autoridades territorianas, con el subcomisario Adalberto Staub como brazo ejecutor, se encargaron de mantener cerrada la brecha que a lo largo de 1923 el forismo había intentado abrir en Neuquén.

Notas:

1) Periódico anarquista de Buenos Aires fundado en 1897 bajo el nombre de La Protesta Humana, que en 1904 simplificó por La Protesta. A partir de 1919 se convirtió en diario, con una tirada de 15 mil ejemplares, periodicidad que mantuvo hasta el golpe de estado del 6 de septiembre de 1930. Durante muchos años funcionó como órgano oficioso de la FORA.

2) La Federación Obrera Regional Argentina (FORA) fue fundada el 25 de mayo de 1901 con el nombre de Federación Obrera Argentina y cambió la denominación a partir de su cuarto congreso, en 1904. A partir de su quinto congreso recomendó a todos sus adherentes, la propaganda e ilustración acerca de los principios económicos y filosóficos del comunismo anárquico. En 1915, en su IX Congreso se eliminó esa recomendación por iniciativa de la tendencia sindicalista revolucionaria, que fue acompañada también por algunas sociedades obreras orientadas por anarquistas. Esto desembocó en la creación de dos federaciones: la FORA del V Congreso (anarquista) y la FORA del IX Congreso (sindicalista) -que se autodisolvió en 1922 para formar la Unión Sindical Argentina.

3) La Vanguardia, 2 de febrero de 1924, citado por Cecchi (2016: 26). La nota está firmada por Luciano Rodríguez fue director del semanario neuquino Alberdi.

4) Parte diario del 3 de octubre de 1921. Parte Diario Nº 579, 3 de octubre de 1921. Parte Diario UC 4 1921. Fuerzas de Seguridad. Sistema Provincial de Archivos del Neuquén. La ley 7029 de Defensa Social quedó sin efecto en 1922, cuando entró en vigencia un nuevo Código Penal.

Fuentes consultadas

Diario La Protesta (28.03.1923, 06.05.1923, 17.05.1923, 19.05.1923, 10.11.1923 y 12.12.1923)

Cecchi, Alfredo Luis (2016). Tras la huella socialista en la Patagonia. Al sur del Río Colorado. 1ra Edición. Firmat. Alfredo Luis Cecchi.

 

Staub, el policía que no dejó un solo enemigo

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>