Tierra sin “mal”

Cuenta la crónica de la revista Caras y Caretas del 17 de mayo de 1902 el “caso” de un “travesti” indígena que fuera “descubierto” y detenido por “infractor a la ley de enrolamiento” en la lejana y desolada Viedma de principios del siglo XX. 

Como nos recuerda María Argeri en la sociedad patagónica postconquista existió una confrontación permanente entre diferentes universos normativos. La conducta moral de la mujer india poco o nada tenia que ver con las disposiciones que obligaban a la unión marital monogámica, cristiana y legalizada. En estas sociedades, las relaciones entre los sexos estaban regidas de una manera diferente: la libertad sexual de las mujeres solteras se regulaba solamente por los límites que imponía la propia voluntad; la fidelidad que debía mantener la mujer casada se vinculaba con la necesidad de conservar la pureza del linaje; y la poligamia era una practica aceptada, según la riqueza material del varón. Como vemos, las sociedades indígenas no solo fueron víctimas del despojo de sus tierras sino también de sus creencias, sus tradiciones, sus leyes y costumbres… la diferencia molestaba a los conquistadores cristianos que consideraron inferior todo aquello que desconocían. 

De la web AcciónTV:
“Precisamente en la colonia General Frías de Río Negro, esta verdadera antecesora de las gloriosas travestis nacionales, de la cual no nos ha llegado desafortunadamente su nombre (que quizás conste en algún polvoriento archivo policial) vivía pacíficamente oficiando de madrina en los bautismos -dada la escasez de mujeres por tan inhóspitas zonas- y subsistiendo con la venta de laboriosos tejidos y bordados, reconocidos por su exquisitez y delicadeza.

El/la joven convivía sin problemas con sus padres y demás integrantes de la comunidad que aceptaban como algo absolutamente natural sus inclinaciones y preferencias más allá de su sexualidad, de cuyos hábitos, la crónica silencia pudorosa y discretamente… puesto que ignoramos los alcances de los términos que el doctor César Fausone, médico de la Gobernación del Río Negro, denominó como «anestesia congénita» al examinarla.

Precisamente, los pueblos originarios, como los de la antiguedad clásica y en el resto del mundo antes del advenimiento de nuevas doctrinas religiosas no juzgaban “anormal” tales preferencias.
De hecho, eran vistos como personas provistas de dos almas o dos presencias materiales en su corporalidad; e incluso, y en muchos pueblos eran quienes por excelencia se encargaban de las prácticas shamánicas; siendo considerados con grandes honores, de allí que hasta los más temibles y temidos guerreros anhelaban su trato, puesto que era un encomio a la hombría.

Haya sido por elección natural o por necesidad; rindamos pues, nuestro homenaje y recuerdo a esta auténtica pionera en la pregonada “identidad de género y sexual” del siglo XXI que fue detenida, no por esta índole, sino por algo más pedestre: ignorar la ley de enrolamiento”.

travestitravesti2

EL HOMBRE-MUJER DESCUBIERTO EN VIEDMA

“Ha sido detenido en Viedma, capital del Río Negro como infractor a la ley de enrolamiento, un sujeto indígena que vestía de mujer y servía como madrina en los bautismos, siendo muy obsequiado por los vecinos de aquellos lejanos lugares.

En dichas apartadas regiones de nuestro país, en que son escasas las mujeres, es industria provechosa apadrinar niños en la pila bautismal.
En la colonia General Frías, donde desde hace muchos años está radicado el sujeto juntamente con sus padres, era público y notorio que, á pesar de sus ropas de mujer se trataba de un hombre; pero como la original dama no causaba daño ni perjuicio, siendo una persona honesta, trabajadora y habilísima en tejidos, bordados y otras labores femeninas, nadie observó nunca su singular manía de disfrazar su sexo.

El sujeto, vestido de hombre es un hombre y vestido de mujer es una mujer: esto es innegable.

Presa la dama por infracción á la ley de enrolamiento, fué reconocida en la cárcel de Viedma por el doctor César Fausone, médico de la Gobernación del Río Negro, y según su informe se trata de un caso de «inversión sexual, con anestesia congénita»

En las imágenes se observa al “hombre vestido de mujer”; a esta persona junto al médico de la gobernación y a la der. “a medio vestir con el traje de su sexo”.

Algo más…

9a022d41e9cc70265273ac7e2c8a2a63 (Large)

Rap de Paz

Conocé a PAZ, rapera LGTBQ Mapuche con su primer álbum “Patagonia Emergente”

Proyecto Allen: Paz Berti

Pueblos Indígenas: sexualidad en las mujeres Mapuches

“DOS ESPÍRITUS”: LA VARIEDAD DE GÉNERO EN LAS CULTURAS INDÍGENAS AMERICANAS

Indigenas Homosexuales

Un documental cuenta la vida de las travestis en comunidades indígenas de Salta

Ser travesti en las comunidades indígenas de Salta

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>