Santanita de la gente

Actitudes caballerescas, excelente sentido del humor, sus andanzas comentadas en un programa radial  y una particular problema forma de hablar fue lo que lo llevó a Miguel Ángel Santana, más conocido como “Santanita”, a ser lo que hoy es para la gente que habita su Allen natal: una leyenda viviente. Nacido en 1949 y actualmente radicado en la ciudad de La Plata donde vive con su esposa y trabaja con dos de sus seis hijos de lo que siempre trabajó: electricista. Como no podía ser de otra manera, cada vez que regresa a la ciudad que lo vio crecer, surgen incontables anécdotas (o "nectodas" como él mismo las llama) que lo involucran, siempre, como artista principal. Esta vez tampoco fue la excepción.   ¿Cómo fue que empezaste a trabajar en lo que hasta hoy es tu oficio? Empecé a trabajar a los doce años de electricista, arreglando radios a batería con Allende, después fui maquinista del galpón de Bizzotto, porque la cosecha dejaba más plata. A los 24 dije: basta de patrones, a mí me gusta la libertad y me fui a trabajar solo. A mi lo que mas me gustaba era la electricidad y todo eso, así que le metí nomás. Me compré una camionetita Ford A y arreglaba los altoparlantes que estaban colgando antes en las calles acá en Allen y después en Cinco Saltos y en Plottier, hacía el mantenimiento y todo eso. De ahí viene la anécdota que dice que si escuchaban la camioneta de Santanita tenían que correrse porque andaba sin frenos. Todo el día de acá para allá andaba. Una vuelta nos fuimos con mi viejo a visitar a unos parientes a Zapala, llegamos en dos horas, la camionetita temblaba toda. A la vuelta mi viejo se fue en tren, no quería saber nada con venirse conmigo. Y en realidad me hice famoso gracias a la instalación que hice del primer Banco Nación de acá, gracias a mi viejo que era amigo del gerente. Entonces el día de la inauguración estaba yo ahí, con trajecito, imaginate, todo el mundo me preguntaba si la instalación era mía. De ahí en más me llamaban hasta de "Aguas y Energías" para hacer los trabajos. Después el viejo Bonfantti me ayudó a poner mi primer localcito de electricidad y pude ganar mucha plata en ese momento. También fuiste participe del circuito de televisión que había en Allen ¿no? Si, si...fue el primer lugar en Río Negro en tener televisión, era un circuito cerrado y yo solo hice todas las instalaciones, anduve por todos los techos y mas de uno se asustó y fue a buscar a la policía, pero era parte del trabajo. Los cables iban por los techos, no había postes ni nada, un despelote terrible. Puse antenas hasta en Roca y Regina, una de 25 metros casi se me cae encima me acuerdo…
Mira acá: Érase una vez la TV en Allen, que estrenó en 1965
¿Cómo tus anécdotas se hicieron tan famosas que hasta el día de hoy siguen vigentes entre los habitantes de Allen?  El viejo Bonfantti, el mismo que me ayudo con mi primer local, tenía un programa de radio que se llamaba "Libre Despertar" en Radio Neuquén. De un día para el otro empezó a contar anécdotas mías y todo el mundo se cagaba de risa. Imaginate, la radio sonaba por los altoparlantes de toda la ciudad, la gente ya esperaba escuchar mis payasadas. Los clientes siempre me decían que los denunciara, pero al pedo, es más para mi era publicidad gratis!! la gente me contrataba para ver que pavada decía... ¿Se anima a contar alguna anécdota?  Hay una en la que me llama el Sr. Venegas para que le vaya a arreglar el timbre de la casa que no le andaba. El viejo decía: “no sé qué hay que hacer para que este Santana venga, lo llamé como cuatro veces y no viene todavía”. Al otro día le preguntaban: “¿y fue Santanita a arreglarte el timbre?” Y él decía “¿Sabes lo que me dijo Santana? ¿Que vino varias veces, toco el timbre y como no le abría nadie se fue! A los diez días sale otra vez el viejo Bonfantti y dice “Ayer fue Santanita a poner la araña en el techo del comedor de mi casa y se subió así nomás, todo embarrado en la mesa de la cocina, entonces le dije que si quería una hoja de diario para poner abajo de los pies, y me dijo no gracias, alcanzo igual” Y la más conocida es cuando usaba a mi cuñado de probador, íbamos a hacer las instalaciones y yo le decía agarrá el cable verde ¿tiene corriente? “No” me decía. ¡Entonces no agarres el azul que seguro que tiene! Ultimo año (2019) que vino a Allen. Fuente Adri Gonzalez                            

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *