Vendiéndonos a Europa…

Sabías que las tierras donde estaría ubicada más tarde Allen se intentaron vender a Europa?. Fue a fines del siglo XIX, aquí esta la historia.

Venta por Licitación de 3000 leguas en los Territorios de La Pampa, Río Negro, Neuquén y Chubut. Comisionado de Gobierno Dr. Eduardo Basavilbaso. Oficina Central Paris, Rue D Argenson N° 7

Presentemos algo extremadamente llamativo y un poco escalofriante. Se trata de una publicación en la que se ponen en venta en Europa las tierras sobre las que estamos parados.

Las imágenes pertenecen al libro  del Comisionado de Gobierno Basavilbaso, donde se describen las zonas de Río Negro, La Pampa, Neuquén y Chubut que fueron puestas a la venta en Europa. La publicación tiene como objetivo ofrecer datos y estudios generales de las 5000 leguas para que los compradores europeos tuvieran suficiente información para comprarlas. El Comisionado tiene su oficina central en Paris para encargarse de este asunto.

La edición del libro es de fines de siglo XIX, alrededor de 1890. En él se da cuenta de la importancia de la región por poseer una creciente población, un desarrollo comercial y de comunicaciones. Además, para tranquilidad de los compradores, se copia la ley que autoriza al Estado a vender 24 mil kilómetros cuadrados de territorio argentino en los “grandes centros comerciales europeos”. Allí están los nombres del Gral. Roca, Juarez Celman y el Gral. Racedo que felicita por el informe.

 “El primer dato concreto que hay que remarcar es que al no existir jurisprudencia o un marco legal que de alguna forma regule la venta de tierras a extranjeros, todo puede pasar, todo está permitido. Y lo más grave de la Patagonia vendida es que fue vendida por argentinos, no que fue comprada por extranjeros. Cuando uno les pregunta, responden ‘no compré nada que no me hayan permitido, nada que me hayan prohibido’. Y cuando entraron en conflicto por la tenencia de la tierra, como le pasó a Benetton con la comunidad mapuche, tenían los papeles para demostrar que eran los propietarios” (Sánchez, G. 2007)

 También en esta particular edición se da información general de la Gobernación de Río Negro. Entre otros datos atractivos para los compradores, se señala la riqueza mineral, en especial de cal y yeso “que existen en abundancia porque la población se ha dedicado especialmente a la agricultura y a la ganadería”.  Refiere a la riqueza vegetal y animal. Se trata prácticamente de una invitación abierta a explotar estos patrimonios. Además, destacan que los centros más importantes son Viedma, Coronel Pringles y Gral. Roca.

Finalmente, reproducimos la sección XXVI de esta publicación que corresponde a la Colonia Gral. Roca, en la que se la pone en venta en el exterior. En el pequeño recuadro a la izquierda se establecen los lotes específicos. Luego, hay un claro ejemplo de los detalles que se informaban a los futuros compradores extranjeros.

Algo más:

En el Libro del Centenario pueden encontrar las razones por las que la región aún no era de interés para el gobierno de la época. Además, entre 1871 y 1893 ocurrieron dos crisis enmarcadas en la depresión mundial que demostraron que la crisis financiera podía hacer estallar el sistema político elitista del gobierno por lo que había que pedir dinero prestado y tener más tierras para explotar y entregar. Con ellas no sólo se recuperaría la prosperidad y se lograría estabilidad política, sino que además se fortalecería la vinculación con la banca internacional (Minieri, R. 2006).

El problema era la dificultad para regar las tierras, lo que impedía desarrollar cultivos. Las promesas de inversión en el riego por parte del Gobierno Nacional se diluyó por las crisis. Sin mebargo, a comienzos del siglo XX la situación cambió cuando Gran Bretaña invirtió en finanzas, comercio, transporte y, en nuestro caso, en el desarrollo de la fruticultura. Parafraseando al álbum de la banda inglesa Genesis "Vendiendo Inglaterra por una libra", podríamos decir: Vendiendo la Patagonia a Inglaterra por una libra...   Intermedio: "La tierra"

La tierra obtenida durante la conquista militar al "desierto" se distribuyó entre el grupo social que manipulaba el nuevo Estado. Si hacemos números, tendremos este balance: La llamada "Conquista del Desierto" sirvió para que en alrededor de 27 años, el Estado regalase o vendiese por moneditas 41.787.023 hectáreas a 1.843 terratenientes vinculados estrechamente por lazos económicos y/o familiares a los diferentes gobiernos que se sucedieron en aquel período (Pigna, F. 2008).

Julio Argentino Roca recibió, entre otras, 15.000 hectáreas en Río Negro por Ley 1628/1885. Se las otrogaron en 1889 y estaban ubicadas desde una linea que arrancaba sobre la margén derecha del río Negro "en la extensión que sea necesaria". Lindaba con campos fiscales y campos del Dr. Rodolfo Freyre y Dr. Jaime Monsoro, seguramente beneficiarios de la Conquista al "desierto" por sus servicios prestados y/o por poner dinero para la gran "hazaña".

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *