Millacó

Millacó fue una bodega muy recordada pues inició su actividad en los albores de Allen. En 1933 un grupo de agobiados y desesperados productores de la ciudad de Allen decidieran reunirse para formar una cooperativa y así hacer frente al monopolio de la empresa inglesa AFD (Associatión Fruit Corporation). 

Millacó, 2007.

El cooperativismo agrario de la región es un fenómeno estudiado en relación al perfil económico que el Alto Valle definió hacia 1930. De la misma manera en que hoy vemos y sufrimos las consecuencias de la orientación frutícola hacia el mercado externo, por aquellos tiempos la activa participación del capital inglés en connivencia con el Estado Nacional ya habían establecido la orientación económica de la región hacia el mercado mundial. Esto proceso fue exitoso bajo el amparo del capital inglés que monopolizó empaque, transporte, comercialización, etc. y se aseguró una inmensa tasa de ganancia. Esto puso al Alto Valle en el primer lugar de productor de peras y manzanas del país y al pequeño productor en posibilidad de crecimiento y acumulación, adaptándose a las relaciones capitalistas de producción con base en una estrategia de trabajo familiar.

Sin embargo, hacia los años 30' la región comenzaba a mostrar los primeros signos de hartazgo con respecto a la hegemonía de la AFD. Comenzaron a aparecer las primeras cooperativas con el fin de independizar al productor de ese "trust acaparador", como lo denominaba el periódico "Voz allense", que impulsaba desde sus paginas la acción cooperativa en Allen. El tema era que en el pueblo había poco interés en dejar de depender de la AFD y llevó su tiempo comenzar a organizarse. Las primeras quejas de los productores por las "desastrosas liquidaciones" de la AFD, lo inmoral de sus operaciones al traicionar la confianza y el esfuerzo de los colonos fue el comienzo del conflicto.

"Voz allense" tomó partido por los productores e inició una campaña cooperativista que seguramente colaboraron con la decisión de virar hacia la alternativa cooperativista. En su ejemplar del 28 de julio de 1933 el periódico instaba: ¡Al cooperativismo, colonos! y aseguraba que:

"Nada puede ya dudarse que la región del Alto Valle se ha impregnado de un profundo espíritu de asociación y cooperativismo, con ello se resolverá con mucho mejor resultado la independencia económica de sus productores y conseguirán con la agremiación a que los conducen las prácticas de las entidades cooperativa hacia un futuro más cierto, hacia una verdadera defensa de sus intereses".

Según este semanario, las liquidaciones de la AFD eran  “desastrosas” ya que presentaban “una diferencia de $1,80 a $2 en menos por un cajón o sea un 60 a un 65 % menos que lo que han pagado este año los compradores de plaza”. Quedaba demostrado para el cronista que “la AFD está mandando a la ruina el porvenir de esta colonia”, por lo cual era necesario organizarse para defenderse de esta “lacra y el trust vergonzoso”.

  

La Cooperativa Fruti-Vinícola Allen Ltda.

En la reunión del domingo 10 de septiembre de 1933 en la Municipalidad, productores vitivinícolas y fruticultores conformaron la Cooperativa Frti - Vinicola Allen Ltda. En un acto dirigido por el Ingeniero Agrónomo Juan Barcia Trelles, se aprobó el estatuto, se censó a los adherentes y la cantidad de hectáreas de viñas y frutales (y kilaje de producción) con que se contaba. Se debatió si los adherentes entregarían a la Cooperativa parte o el total de su producción, estableciéndose por mayoría que la uva se entregaría en su totalidad salvo aquella "para consumo personal". Esto se debía a que era muy común hacer el vino en "casa" pues casi todos poseían una prensa similar a esta:

    

  Según el periódico Voz Allense  se contaba con 3.000 cascos de vino y unos 60.000 cajones de fruta para entregar a la Cooperativa. Se estableció como base el precio de $ 8.000 por hectárea de viña para solicitar un crédito y calcular la capacidad económica y de elaboración de la bodega.

Luego se eligieron los 13 miembros para el Directorio: Presidente Dr. José Velasco; Vice Jorge Von Sprecher; Secretario Juan Tarifa; Pro Secretario Pablo Mihail; Tesorero José Marchan; Pro Tesorero Benito Huerta; Vocales Titulares Manuel Simonetti, Juan Campetella, Blas Gurtubay, Alejandro Brevi; Vocales Suplentes José Cirigliano, Erich Polhmann, Carlos Gazari; Síndico Titular Gonzalo Carrero y Síndico Suplente Tomás Aragón.

La Cooperativa tenía capacidad de un millón de litros, lo que la convertía en la mayor del Valle. La pileta semisubterránea para contenerlos fue construida por A. Silenzi (Cocio, F. 2001). La primera entrega de uvas por parte de los asociados se produjo en la temporada del año 1934, donde se molieron 980.800 kilos.

Para dar una idea de su crecimiento, durante los años 1987 y 1988 se procesaron mas de 10.000.000 kilos por temporada (…) Se ha calculado que dependen de la entidad comercial, en forma directa o indirecta aproximadamente 16.000 personas, entre asociados, empleados, obreros, distribuidores, comerciantes y su grupo familiar” (88 años Allen, Suplemento Histórico – Propósitos, 1998).

A fines de los años ‘90 contaba con dos secciones, una de elaboración y comercialización de vinos comunes, finos, reservas y champagne, y otra ubicada en el Parque Industrial de Allen encargada de la elaboración y comercialización de jugos concentrados y aromas de manzanas y peras, la cual trabajaba con tecnología de avanzada. Entre ambas secciones reunía a más de 300 socios y a comienzos de los ‘90 llegó a copar el mercado local.La Anónima vendía sus vinos como especialidad, el 99% de lo producido se exportaba a EEUU, comenzó a producir jugos de naranja y pomelo en envases “pet” y tenía vinos selectos como el Gran Millacó Merlot, que recibió en 1989 una medalla de Oro en el Segundo Concurso Nacional de Vitivinicultura, auspiciado por la Organización Mundial de la Viña y el Vino. Esta prosperidad continuó hasta que fue declarada en banca rota.

Imágenes de festejos aniversarios de la Cooperativa.

¿Que pasó con "la Millacó"?

La pregunta quedará sin respuesta hasta que se realice una investigación específica. Los entrevistados consultados hablan de mala administración y corrupción de nuevos asociados. Sin embargo, también debemos agregar que en el período que va desde finales de los ‘80 y comienzos de los ‘90, el impulso de un modelo económico que priorizaba el mercado externo y liberaba los mercados se unió a la ausencia de políticas de Estado. La eliminación de subsidios y de regulación estatal generó endeudamiento y falta de inversión, finalmente, la crisis financiera nacional marcó el inicio de quiebras generalizadas en empresas frutícolas y vitivinícolas, especialmente las de organización cooperativa.

El periódico El Observador del 24 de abril de 2004 decía esto:

La Cooperativa fue ampliamente conocida por su bodega que producía los vinos Millacó y, más tarde, por su jugo concentrado de manzana. También la publicidad de los vinos es recordada por muchos memoriosos y según Noemí Labrune, se relaciona a un hecho tristemente célebre: Labrune explica que en la Brigada de Inteligencia de la Policía neuquina, un agente policial que formaba los “grupos de tareas” y que actuaba encapuchado, recibía el apodo de “Millacó”  en clara referencia a la publicidad de los vinos de nuestra localidad que mostraban botellas cuyos corchos tenían una “capucha de seguridad”, todo un signo de distinción para un vino de mesa común.

Algo más...

El Concejo analizará en comisión la expropiación de Millacó
Allen: analizan si autorizan expropiación
022 (Large)Revista AQUÍ Río Negro y Neuquén, junio 1968 (Gentileza Raúl Rodríguez Viera) 
                                         Revista AQUÍ Río Negro y Neuquén, junio 1968 (Gentileza Raúl Rodríguez Viera)

También te puede interesar...

4 comentarios

  1. Mavis Florencia dice:

    Yo estaba por comentar este artículo, por demás interesante, pero creo que lo voy a incluir en mi historia de vida -que aún no termino- pero tengo vivencias con todo lo que se menciona aquí; en el año 1973 tuve oportunidad de ver todo el proceso del vino y hasta de su pasteurización. Al leer en el artículo del auge de esta cooperativa hasta que se declaró en bancarrota….me dije a mi misma: Porqué si todo andaba tan bien se llegó a esto? Al continuar la lectura encontré la respuesta en QUE PASO EN MILLACO? Pero yo sigo pensando que el cooperativismo es algo bueno….

  2. Totalmente de acuerdo Mavis, gracias por tus comentarios, saludos!!

  3. Ave Fenix dice:

    Muy interesante la historia de los vinos MILLACÓ. Nunca supe hasta ahora que había ocurrido con esos vinos que desaparecieron del mercado abruptamente. Felicitaciones por el informe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *