Hornos de ladrillo – Allen, Río Negro

Allen es una ciudad  del Alto Valle de Río Negro. Tiene alrededor de 25 mil habitantes y su actividad principal es la producción y comercialización de peras y manzanas, entre otras frutas como ciruelas, duraznos, damascos, higos o nueces.

En las últimas décadas ha surgido otra actividad de gran importancia para la economía de la ciudad: la producción de ladrillos.
 Desarrollada principalmente por trabajadores provenientes de Bolivia, esta actividad aporta al circuito económico de la localidad unos “60 millones de pesos”, según declaraciones de Jorge Muñoz, integrante de la Pastoral de Migraciones del Obispado de Neuquén y director de la Clínica de Migración y Derechos Humanos de la Universidad Nacional del Comahue, formuladas en 2009 y publicadas en el portal Tres Líneas.
Allí, Muñoz remarcaba que, según un estudio de la Facultad de Economía de la UNC, la actividad ladrillera “es la que mayor riqueza le genera a Allen”, desplazando incluso a la agricultura.
 El barrio donde se ubican los hornos de ladrillo se llama Colonia 12 de Octubre y está ubicado en la zona de las “bardas”, como se conoce en el lugar a la meseta patagónica.
La centena de familias que trabajan allí son, en su mayoría, oriundas de Bolivia y radicadas en la ciudad. También se encuentran trabajando inmigrantes temporales, que se instalan en la zona sólo durante el período de producción –que va de agosto a abril- y también provienen de Bolivia. Todos viven en condiciones precarias y carecen de los servicios básicos.
Debajo de las tierras donde se ubican los hornos pasa el gasoducto que provee de gas natural a toda la ciudad. En noviembre de 2006 una retroexcavadora que removía la tierra para la producción ladrillera rompió un caño maestro de alta presión de la empresa Camuzzi.  Según el diarioRíoNegro, el escape de gas puso en riesgo a la población del barrio Progreso –lindero a la Colonia- y a los trabajadores que vive en la zona de los hornos.
El proceso de producción de un horno les lleva a tres personas, un mes de trabajo, aproximadamente. Los panes grises, compuestos de barro y aserrín, se realizan en forma artesanal, uno por uno, sobre un suelo previamente allanado.
Luego se montan atravesando unos con otros en forma de torre. En la parte inferior se dejan agujeros en los que se coloca la leña, generalmente traída de la poda de las chacras aledañas. La leña arde durante 30 horas, sin parar.
Cuando los panes están cocidos adquieran un color entre naranja y marrón. El humo blanco que despiden las hornallas impregna de olor toda la zona.
Cada torre contiene alrededor de 2 mil ladrillos que se venden en el mercado a un peso la unidad. Los compradores provienen de corralones y empresas de toda la región y también de zonas más alejadas, como Bariloche, ubicada a 500 km. de Allen.
A fines de 2011 el ministerio de Trabajo de la Nación realizó una inspección en los hornos allenses y, según informó el portal de la agencia Télam,  se denunció la existencia de “inmigrantes bolivianos indocumentados viviendo y trabajando en pésimas condiciones”. También se denunció el hallazgo de “empleo infantil" y “trata de personas”. Trabajo se comprometió entonces a realizar una denuncia ante la justicia federal.
Maria Laura D'Amico.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. TRANSPORTE VANINA dice:

    NECESITO PRECIOS DE LABRILLOS PARA LA VENTA AL POR MAYOR EN LA ZONA YO TENGO EMPRESA DE TRANSPORTE EN RIO GALLEGOS PCIA DE SANTA CRUZ GRACIAS!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *